sábado, 11 de septiembre de 2021

Giulia Lucenti murió a los 16 años al día siguiente de la vacuna

fuente: ilrestodelcarlino.it, traducido por circovid.cl

Bastille, enfermo al día siguiente de la segunda dosis de Pfizer. El dolor de los padres: "Sueños rotos". El alcalde: "Ciudad de luto"

Bastiglia (Módena), 11 de septiembre de 2021 - "Giulia soñaba con poder trabajar en el extranjero en el campo de la robótica". Los recuerdos de mamá Oxana y papá Lorenzo se disuelven en el insoportable dolor de haber perdido a su única hija a los 16 años, "dieciséis horas después de la segunda dosis de la vacuna", explica la mamá. Al día siguiente de la muerte de Giulia Lucenti, los padres Lorenzo y Oxana no culpan a la segunda dosis de Pzifer, "inoculada el miércoles a las 17.45 horas en Castelfranco", pero quieren arrojar luz sobre la muerte prematura de su novia y ayer por la mañana. , a través de su abogado, Pier Francesco Rossi, presentó una denuncia ante el Ministerio Público solicitando un examen de autopsia.

Fue la madre, el jueves poco antes de las 3 de la tarde, quien encontró a su hija inconsciente en el sofá de casa, después de regresar a casa del trabajo. Cuando llegó la ambulancia 118 por la niña, lamentablemente, que había sufrido el nacimiento de un "prolapso de la válvula mitral", no había nada más que hacer. Giulia, que contaba los días para volver a la escuela, al Instituto Galilei en Mirandola, donde habría cursado el tercer grado A, 'dirección de automatización robótica', "Giulia -dice su madre- que quería hacer prótesis inteligentes para ayudar otros, y tarjetas inteligentes para ser aplicadas en varios sectores ”, murió en su casa en Bastille, vía XXV Aprile, de un paro cardíaco. Era una chica tranquila, buena, sin vicios, ni humo ni alcohol, cuya muerte despertó profunda emoción en toda la comunidad de la Bastilla, y más allá. La noticia, a través de las redes sociales, pronto se difundió.

La alcaldesa de la Bastilla, Francesca Silvestri, que el jueves se había marchado para unos días de vacaciones, regresó ayer por la tarde y proclamó el duelo de la ciudad. Los eventos programados en el pueblo han sido cancelados. "Giulia es la tercera mujer joven de nuestra comunidad que nos ha dejado demasiado pronto. El dolor es grande, no hay palabras"

La joven, que se encontraba bajo supervisión médica precisamente por su patología congénita, aún gozaba de buena salud. “Con la primera inyección no tuvo molestias - dice el padre, muy conocido por su actividad de voluntariado en la Polisportiva - y en cualquier caso el miércoles me ocupé de informar al vacunador sobre la patología de Giulia. Después de la segunda inyección, mi hija tenía un leve dolor en el brazo, y cuando la escuché, alrededor de la 1.30 pm - recuerda el padre angustiado - me dijo que estaba descansando en el sofá. Luego fui al médico de cabecera por mis necesidades y cuando Oxana regresó del trabajo me alertó, me angustió. El médico y yo corrimos inmediatamente a casa, pero lamentablemente… ". El Ausl expresó su cercanía a los padres de la niña.